Valles

Valle de Arrobatuequilla
En la localidad de Rubiaco, justo en la otra margen del río Hurdano, se encuentra La Batuequilla, divisada a lo lejos y camuflada por una exuberante y rica vegetación de madroños, brezo, acebo, jaguarzo, enebro, etc., que acompaña a todo el valle que le da su nombre “Arrobatuequilla”.
Por entre estos parajes revolotean magníficos ejemplares del buitre negro y la cigüeña negra, hoy por hoy es uno de los mejores lugares de la comarca para la observación de aves. Es de destacar la conocida como chorrerra de Arrobatuequilla.

Valle de Las Batuecas
Declarado como Parque natural en el año 1978 y con una extensión de 35.000 hectáreas, el Parque Natural de Las Batuecas, supone un magnifico ejemplo de soto-bosque mediterráneo donde perviven especies entre otras como la cabra montés, el jabalí, el corzo, el buitre negro y águila real.
Todos ellos en medio de grandes formaciones vegetales, en las que destacan: Pinos silvestres, castañares, encinares, madroñeras, acebos, enebros, etc.
Cabe destacar la presencia dentro del mismo del denominado Monasterio del Desierto de San José de Las Batuecas, así como la proliferación de diversos abrigos naturales que albergan diferentes pinturas rupestres.

Valle de los Tejos
En la Garganta del Cerezal se encuentra el Valle de los Tejos. La agrupación de Los Tejos del Cerezal, especie muy escasa, es la mejor conservada en Extremadura. Se encuentra en el paraje de “Los Tejares”.
Para su protección en el año 1999 se estableció un área Periférica de Protección que ocupa una superficie de 13 hectáreas. Este árbol es una de las especies más antiguas de Europa, sin duda una verdadera reliquia botánica que aún pervive en Los Tejales de El Cerezal en Las Hurdes, que desde el 27 de Abril de 1999 se constituyó en el primer espacio protegido de Las Hurdes.